Archivero del Dr. Castillo
En esta pagina colocare mis borradores y proyectos personales.
Puntuación: 0+x

площадь-334

Hacía varias horas que descendieron a las profundidades, recorriendo las oscuras galerías de lo que en un principio se creyó que era solo una mina precolombina muy profunda, a cientos de metros por debajo del pie de los Andes. Moviéndose entre los túneles amplios rodeados por la oscuridad hasta donde se perdía la vista se encontraban cuatro hombres avanzando solo delatando su presencia por las linternas LED en los hombros de sus trajes de soporte vital que, sin ellos, los constantes 50 grados de calor los habría deshidratado en solo unos minutos.

A la cabeza iba LeMarc, el veterano agente de Clase-E incorporado recientemente al DM Delta-5. Llevaba consigo un dispositivo portátil con el mapa que les indicaba en que punto de aquel laberinto tridimensional se encontraban. Solo había una cosa que le molestaba, más incluso que las gotas de sudor que chorreaban desde su frente hasta el puente de su nariz y sus labios. Era la voz del agente Adlaen.

Era el hombre que le seguía, se decidieron organizar en parejas y le toco la "suerte" de tenerlo de compañero. Al menos concentrándose en el aparato podía evitarlo por un rato.

Detrás venían Quintos y Castillo, avanzando silenciosamente, como si estuvieran cada uno en su mundo personal. Y en parte lo estaban.

El Dr. Castillo seguía pensando en las tres coordenadas que encontraron en aquel edificio en ruinas hace unos meses. La ubicación en Alaska y en España resultaron infructuosos, solo llegaron a una cabaña de cazadores abandonada y a una tienda de muebles. El tercer punto en Bolivia parecía prometedor pero les llevó a una selva al pie de la cordillera, sin ningún indicio de que hubiera edificio o estructuras subterráneas. La pista iba ser dejada de lado pero dos semanas después se reporta la desaparición de ocho mineros en las proximidades de aquel lugar. A medida que iban avanzando en profundidad por las galerías, de a poco, se iban acercando a la tercera coordenada. ¿Qué era lo que iban a encontrar? ¿Debería haber traído más agentes como apoyo? Tal vez no, un grupo numeroso de personas, atrapados a casi ochocientos metros de profundidad no podía terminar bien.

Quintos pensaba en que excusa iba a decirle a su hija y a su familia sobre por qué había faltado a su cumpleaños. Ya no estaba casado, eso quitaba un poco de presión, pero aún tenía la de su Ludmila, el único recuerdo que le quedaba de que alguna vez fue un ser social, alguien "normal", alguien que no sabía de los monstruos que acechan en la oscuridad. ¿Qué le iba decir está vez? ¿Por qué no contarles la verdad? Que la bala de un maniático con un arma con munición infinita lo dejo en estado crítico por dos meses, perdiendo de paso el riñón derecho. Lamentaba el que ya no le permitieran al personal el usar amnésicos ni plantar recuerdos a sus familiares. Ya se le iba a ocurrir algo.


LeMarc se detuvo en seco. Adlaen se calló. Rápidamente se acercaron Castillo y Quintos agrupándose los cuatro hombres en torno a algo que sus ojos no daban crédito. Frente a ellos, en una galería subterránea el suelo cambio abruptamente de ser el irregular rocoso típico de una caverna a ser un suelo liso, de cerámicos grisáceos cubierto por estalagmitas de varios centímetros de altura de piedra caliza.

- ¿Cambio en la realidad?- mascullo Adlaen.

- Posiblemente, respondió LeMarc, tampoco hay agentes meméticos según el contador Reach-Jufima.

- Entonces, ¿nos topamos de repente con una habitación a casi mil metros de profundidad así sin más?- dijo Castillo ya preocupándose- esto no está bien. Deberíamos volver al puesto de avanzada.

- Si lo hacemos, perderemos tiempo de exploración Doctor.- dijo LeMarc mientras trataba de observar la profundidad de aquella galería con el suelo sorpresivamente labrado- Nos queda medio tanque de oxígeno, menos de una hora para ascender.

- Centro de Mando, aquí el doctor Castillo del equipo D-1, solicito reposición de tanques de oxígeno, además de un equipo de refuerzo. Nos topamos con una estructura anómala aquí debajo- dijo a través de la radio al equipo en superficie.

- Solicitud recibida y aprobada. ¿Puede describirnos algo Castillo?- dijo la voz distorsionada desde el transmisor.

- Por lo que se ve, es muy antiguo, tanto que se formaron estalagmitas sobre el suelo. Parece que antes era de baldosas pero está cubierto por una capa de carbonato cálcico. Parece que hay una inscripción en una pared.

Avanzo lentamente a través de aquel suelo liso, resbaloso, balanceando la linterna para evitar toparse con sorpresas. El hecho de que haya una estructura subterránea a tanta profundidad podía suponer un origen no humano, y probablemente aún se encontraba habitada, lo que explicaría la reciente desaparición de los mineros. Finalmente llego a la pared. Una capa de sedimentos cubría una placa de metal revelando unas grandes letras negras sobre un fondo pálido.

площадь-334

- ¿La Fundación cuenta con alguna instalación en alguno de los países ex miembros de la unión soviética? ¿Particularmente un sitio o área 334?- preguntó LeMarc mientras trataba de deslumbrar el final del túnel.

Un silencio sepulcral inundo el ambiente mientras esperaban la respuesta desde la superficie.

- Negativo.- dijo la voz desde el altavoz- No existe ningún Sitio-334 en los registros. Esperen allí, un equipo de refuerzo acaba de ser desplegado. Informen cualquier novedad. Corto.

- Esto no me gusta nada- masculló Adlaen mientras revisaba la recamara su arma.

- Cálmate chico- le dijo el agente LeMarc mientras le daba una ligera palmada en la espalda- créeme que me visto en peores situaciones y estoy aquí.

- Esperemos que se nos contagie tu suerte LeMarc- dijo Quintos adelantándose un poco al grupo tratando se vislumbrar un poco más de aquel túnel- no quisiera volver dentro de una bolsa o peor… directamente no volver.


Los minutos pasaron, los cuatro hombres estaban nerviosos. Unas luces adicionales más potentes aparecieron desde arriba. Tres siluetas humanas junto con una criatura hexápoda similar a un perro descendían desde arriba. Se sintieron aliviados. Eran los refuerzos de arriba. Sin tener que dar rodeos ni explorar minuciosamente cada rincón de la mina había llegado rápidamente.

- Por fin llegaron- dijo Adlaen más relajado- y trajeron a la "cucaracha".

La "cucaracha" era un drone semi automatizado con el tamaño similar a un perro mediano, con seis extremidades a modo de patas, se desplazaba dando pequeños brincos. Unas pequeñas abolladuras en la cubierta protectora indicaban anteriores usos en misiones de exploración.

- Agradece que trajimos esto- dijo uno de los recién llegados- no creas que íbamos a traer cuatro tanques de oxígeno llenos aparte de los que tenemos encima.

- ¿No vendrá nadie más?- preguntó Castillo mientras iban cambiándole el tanque de oxígeno ya a medio consumir de su espalda.

- No doc, solo será una exploración preliminar a fin de determinar qué es lo que encontraron. Una anomalía espacio-temporal, algo construido por no humanos, si sigue activo, etc. Ya llamaron a los especialistas.

- ¿Los Zeta nueve?- pregunto Quintos.

- sí, llegarán mañana. Vienen desde Alemania creo.

- Entonces, ¿cuáles son nuestras órdenes exactamente? Ya que viene un equipo de especialistas en explorar rincones oscuros creo que deberíamos ascender a superficie. ¿No?- dijo Adlaen empezando a sentirse cada vez más aliviado.

- Negativo equipo- resonó el altavoz de la radio- Exploraran la estructura hasta determinar su naturaleza. Que tan riesgosa es y si realmente merece la pena el despliegue de los "Ratopines".

- ¿No podemos enviar a unos cuantos clase-D con linternas y listo?- Exclamo Adlaen nervioso. Por unos momentos había creído que retornaría a la superficie.

- En estos momentos no contamos con suficiente personal de Clase-D cualificado para exploraciones en profundidad. Ustedes son los únicos disponibles en estos momentos. Ahora, procedan a explorar. Mientras más pronto terminen más pronto nos iremos a casa. Corto.- Concluyo la voz tras el intercomunicador.

- Como tú no tienes que bajar desgraciado- masculló Adlaen.

- Avancemos de una vez- exclamó LeMarc avanzando lentamente-. Mientras más pronto avancemos, más rápido nos iremos a casa. Manden al dron al frente.


El grupo continúo avanzando. A medida que iban moviéndose empezaron anotar como gradualmente las paredes iban cambiando. Las texturas irregulares y rocosas iban dando forma a una pared más lisa. Más similar a un edificio que había sido abandonado hacía muchos años. El dron avanzaba al frente, iluminando las paredes hasta que de imprevisto se toparon con un cementerio de centenares de vasijas y jarrones de cerámica rota, cuencos de madera aplastados, huesos de pequeños animales desparramados. Todo el lugar parecía un centro de ofrendas a antiguas deidades olvidadas.

La marcha se hizo más difícil. Por momentos parecía que iban a hundirse en la pila de escombros. Incluso el dron casi tropieza en un par de ocasiones. El equipo nuevamente se detuvo ante una puerta hueca, oscura, como la boca de un lobo. El dron ilumino su interior avanzando nuevamente hasta adentrarse en su interior.

Dentro se toparon con lo que parecía ser una sala de recepción antigua. Los agujeros en las paredes y los pisos sugerían que los asientos habían sido arrancados. Las paredes estaban cubiertas de pinturas antiguas similares a las de Altamira, resaltando una en la que se mostraba a tres figuras humanoides con ropas naranjas escapando de una criatura humanoide más alta que ellos, con garras y brazos desproporcionadamente largos. Algunas estalactitas colgaban de los techos.

- ¿Alguna observación?- pregunto Zerda desde el puesto de mando.

- La construcción en si es de origen artificial, posiblemente humanoide según las pinturas.- dijo Castillo- Por la longitud de las estalactitas que hay en el techo, creería que esta estructura debía de estar aquí desde hace 120.000 o tal vez 150.000 años, puede que más tiempo incluso.

-Entendido, procedan con cuidado.

El equipo había decidido dividirse. En la entrada iban a quedar Adlaen y Quintos a asegurarla. La orden era simple. Permanecer allí y si las cosas se ponían feas aguantar hasta estar seguros de ser los últimos del equipo. Los dos agentes desenfundaron sus armas mientras se colocaban en posición, espalda con espalda.

- Vean el lado positivo, no irán tan al fondo como nosotros- dijo a tono de broma LeMarc.

Ni Adlaen ni Quintos respondieron. sabían que les había tocado la peor posición en una misión de exploración. Generalmente los que estaban en las entradas eran los primeros en caer ya que así los depredadores se aseguraban de cubrir la unica salida.

El equipo iba a seguir avanzando, pero una luz tenue amarillenta llamó su atención. La luz parpadeaba intermitentemente. El Dron y Quintos avanzaron mientras el resto del equipo aguardaban. Al iluminar con la potente linterna se toparon con lo que parecían los restos de un gabinete de vigilancia. La mayoría de los monitores habían sido destrozados. Abolladuras y perforaciones decoraban la pared metálica. No había rastros de sillas, mesas o cualquier mobiliario. Solo los restos de un esqueleto, mejor dicho un fósil, medio enterrado en el carbonato de calcio solidificado. Sus gafas aplastadas aún sobresalían de la capa fina de roca.

LeMarc observó atentamente aquella luz amarillenta. Era un botón. Desgastado por el tiempo. Había resistido eones para ser finalmente hallado. Con precaución se atrevió a oprimirlo. ¿Que podría haber pasado? ¿Iniciar la secuencia de Autodestrución? ¿ Hacer reemerger desde las profundidades rocosas a la instalación? Por suerte, nada de eso paso. En lugar de eso se produjeron algunas chispas que saltaron desde la placa metálica, encendiéndose varias luces, rojas, amarillas, azules. Algunas de forma efímera y otras se encendian y apagaban intermitentemente. Desde una pared lateral lentamente avanzo una placa con una pantalla opaca que gradualmente se iba encendiendo.

Основная мощность……………………………………………………………….провал

аварийное питание……………………………………Жизнь Предупреждение

живая поддержка………………………………………………………………….провал

состояние реактора………………………………………………………критический

сдерживание…………………………………………………………………привержена

Вы хотите , чтобы перезагрузить систему?……………………………………Да/нет

- ¿Alguien que sepa ruso?- pregunto Adlaen volviendose al resto del equipo- y sobre sistemas operativos. Solo entiendo la ultima pregunta sobre el sistema.

Dos de los miembros recién llegados se detuvieron frente al destrozado gabinete conversando en el mismo idioma que el del gabinete. Por su tono se notaban preocupados.

- Señores, mi cámara y yo nos quedaremos aquí tratando de arreglar de forma remota esta instalación. Desconozco la cantidad de energía que queda, pero creemos que suficiente para reactivar al menos el sistema eléctrico de emergencia y algunos sub sistemas. El especialista Priot junto con la unidad 05 se encargaran de estabilizar el núcleo del reactor. Ustedes deberán continuar con la exploración por su cuenta Doctor Castillo y Agente LeMarc.

- ¿Entonces solamente LeMarc y o exploraremos quien sabe cuantos metros de cavernas subterráneas solos?- pregunto Castillo preocupado. Iba a ser la primea vez en que iba a adentrarse en una exploración sin más que un único compañero, y sabía de misiones de exploración en las que participaron hasta 5 miembros sin que ninguno retornará.

- No hace falta Castillo.- contesto el otro hombre mientras revisaba otra pantalla grisácea donde se mostraba lo que parecía un plano de la instalación- La mayor parte de las instalaciones están selladas al vació según el registro desde hace 148.342 años, 2 meses, 14 días, 22 horas y 15 minutos y contando. No sería prudente romper el sellado estando nosotros tan cerca. El cambio brusco de presión podría matarnos o causar derrumbes en la estructura y sepultarnos vivos.

- ¿Hay algo en contención o almacenado aquí? Esto se parece demasiado a una de nuestras instalaciones.

El hombre frente al monitor oprimió algunas teclas de un teclado que desplegó desde abajo del monitor gris.

- No creo, el sitio ah sufrido al menos 946 accesos no autorizados siendo el ultimo hace 1200 años. Esto es raro, algunas violaciones de seguridad fueron hechas hace casi 140.000 años, mientras el hombre seguía en Africa y en algunas partes de Asia.

- Según lo que sabe la mayoría claro.- dijo Castillo mientras observaba detenidamente las paredes. Quien sabe que cosas debieron entrar y salir del sitio. Que pudieron haber presenciado las paredes de aquel lugar tan cerca y a la vez tan lejos de la humanidad.

El grupo cruzo la segunda entrada. Por sorpresa, varias luces rojas desde las paredes se encendieron. Eran tenues, oscilantes. La mayoría se encendieron algunos segundos y luego se apagaron. Otras parecía que brillaban un poco más alimentándose de la energía que sus hermanas no habían aprovechado. Un poco mejor iluminados observaron dos puertas. La de la izquierda se encontraba cerrada por un par de hojas metálicas opacas, además de una fina capa de carbonato. Un cartel con la palabra офис se encontraba por encima de ella. A su derecha se encontraban los restos de otra puerta de dos hojas, una de ellas había sido prácticamente arrancada. y arrojada al interior de la habitación. Dentro todo estaba oscuro salvo por algunas luces rojas y blanquecinas además de un cartel con el símbolo del trébol de radiación.

- ¿Es seguro entrar?- preguntó el hombre junto con el dron.

- Si Especialista Priot. Puede proceder. Al parecer la mayor parte de la actividad radioactiva se ha desintegrado, pero aún quedan algunos focos activos. El reactor se parece a los del tipo RBMK. Según esto hay que reemplazar la barra de combustible por una sin agotar además de reactivar al 100% el flujo de… dioxido de carbono… como refrigerante. No te preocupes, no debes hacerlo manualmente. Puedes hacerlo desde una terminal que está al final de la camará. Usa el robot para que te asista, puede que entre en masa critica mientras haces el cambio.

- ¿No debería haber un edificio de contención donde se encuentre el reactor?- preguntó Priot impresionado de tener tan cerca al reactor.

- Deberia, pero parece que minimizaron el tamaño del reactor y todos sus componentes de tal forma que entre en esa habitación. Como sea, será mejor que entres, puede que alcance la masa critica en cualquier momento.

El dron avanzo primero iluminando todos los rincones de la habitación mientras el especialista lo seguía de cerca. No le gustaba nada la idea de trabajar tan cerca de un reactor tan viejo e inestable.


Castillo y LeMarc avanzando a través del pasillo. En las paredes observaban más imágenes, pinturas de manos de dedos sumamente largos que llegaban hasta el techo, como si hubiesen querido tapizar el pasillo con las palmas. Algunos jarrones de metal pulido se encontraban desparramados por el suelo, además de los restos de un jarrón de obsidiana.

La exploración fue rápida, principalmente por que muchas de las entradas estaban bloqueadas, otras se habían derrumbado y otras simplemente parecían que habían desaparecido cubiertas por milenios de sedimentos. Les llamó la atención la gran cantidad de objetos fuera de tiempo desperdigados. Herramientas, tornillos de acero, algunos fósiles.

El avance fue interrumpido por una súbita sacudida, el suelo vibraba con violencia. Un Terremoto.

-¡Actividad sísmica detectada!- Declaró el altavoz al unisono en todos lo miembros del equipo- ¡salgan de ahí ahora!

- Negativo central- dijo Priot- aún no coloque la barra refrigerante, si no lo hago el nucleo hará fusión.

-¡Deje que la Unidad 05 lo haga. Salgan de allí ahora!

Con prisa los hombres abandonaron el lugar. No hubo tiempo de sacar muestras, tampoco recuperar materiales; el techo estaba colapsando, las paredes se rajaban, un sonido similar una tenue alarma emanaba de algún punto interior de las instalaciones. Castillo saco su cámara y a medida que escapaban intentaba sacar fotografías lo más nítidas posibles pero con tanto movimiento era poco probable que surja algo bueno.

Los siete miembros del equipo dejaron detrás la entrada, volvieron el pisar el suelo rocoso de la caverna. Avanzaron rápidamente dejando parte del equipo no vital para aligerar peso. Dejaron las cajas de muestras vacías, las armas salvo por las pistolas, los suministros. Ya liberados de peso podían casi llegar a correr lo máximo que se podía con un equipo de 40 kg.

Un estrépito vino de detrás de ellos. Grandes trozos de roca se desprendían del techo de la bóveda rocosa. Hilos finos de agua se iban deslizando desde las fisuras haciéndose cada vez más grandes. El peligro era más inminente que nunca.


-El saldo de la exploración fue poco satisfactorio. Varios equipos valiosos perdidos entre ellos la veterana Unidad 05, el Sitio con la anomalía quedo sepultado por rocas y agua, además de que no se pudo determinar la naturaleza exacta de la misma- Decía el Doctor Zerda a los siete hombres que habían emergido apresuradamente, su semblante indicaban la decepción y cansancio de tanto esfuerzo invertido para reemerger con solo unos cuantos vasos y algunas fotografías movidas- Sin embargo no hubo ninguna baja de nuestro personal y hay suficiente información fotográfica y muestras menores para al menos empezar a reconstruir parte de la historia de este… lugar. Además que gracias al esfuerzo del especialista Priot y de la póstuma Unidad 05 se pudo evitar la fusión del núcleo salvándose múltiples vidas, ademas de que no sabemos la magnitud que podría haber tenido una explosión así en este lugar. Descansen señores, en cuanto lleguen los "ratopines" nos vamos al Sitio-34.

El grupo de a poco se iba dispersando, LeMarc, Adlaen y Quintos se retiraban al vestuario improvisado, Priot se sentó en un pequeño taburete mientras prendía un cigarro, los dos técnicos se dedicaban a ensamblar cabizbajos parte del equipo accesorio de la Unidad 05. Solo quedo Castillo en el lugar, con un pequeño cuenco azabache y negro en su mano izquierda y su cámara fotográfica en la derecha.

- Ahora debo encontrar la siguiente pieza solo con esto….

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License